Skip to content

El recuerdo de Julián

6 febrero, 2010

Recopilación transcrita del recuerdo de Julián que tiene Naroa, ex amiga y en otros tiempos amante ocasional. Actualmente es camarera en una cafetería de una pequeña ciudad costera, en la que vivía Julián.

¿Julián? Sí, ¿cómo olvidarlo?. Fue mi primer amor, bueno, ya sabes, tonterías de críos… pierdes la virginidad y crees que estas enamorada, ya me entiendes.

(Parece un poco nerviosa al principio.)

Fue una persona muy importante para las chicas que lo conocíamos. Estábamos enamoradas de él como bobas, desde que repitió curso se convirtió en un Tenorio. Era un chico malo, entiendes lo que te quiero decir ¿no?, el caso… que el chico no tenía desperdicio. Todo esto cuando teníamos catorce años, que fue cuando empezó a ir en nuestra clase. Nos peleábamos por ir con él en moto, sabía aprovecharse de todo, más de una vez consiguió que dos chicas se engancharan de los pelos por ese tema. Julián lo sabía y aprovechaba la situación. Solo le importaban sus amigos, y la moto, claro.

El día que apareció en el instituto con un pendiente poco faltó para que nosotras, su “club de fans” que nos llamaban sus amigos, nos desmayáramos. Cuando vino luciendo tatuaje ni te cuento.

En esa época creo que él no sabía ni que yo existía, se juntaba con chicas más mayores, y de aquella, yo era una chiquilla con gafas, corrector y estaba algo gorda, por no hablar de los pelos que llevaba, en fin…

Fue dos años después, a los dieciséis, cuando comencé una verdadera relación con él. Ya no tenía corrector, había perdido peso, comencé a maquillarme, a usar lentillas y a plancharme el pelo. Coincidí con él en un bar del pueblo, estaba jugando al billar y, creo recordar que se acercó para retarme a una partida. ¡Ahí comenzó todo! Como lo oyes, dejé a mis amigas tiradas y me fui con él en la moto.

Mira, Julián es un conquistador, un maldito conquistador. Sabía meterse en las bragas de las chicas como nadie, por eso, todo era un reto para él. Yo fui un reto, un maldito reto, me utilizó como quiso… lo peor es que a mi me bastaba con eso, porque era mas de lo que cualquiera de las otras chicas podía tener. Yo pensaba que acabaría sentando la cabeza y cayendo en mis brazos, nunca pasó, pero siempre volvía a mí… Me estoy liando, en fin… volvamos a la historia.

Aquel día él me besó, no era el primero, pero me hizo la mujer más feliz del universo. Atontada por todas las películas románticas que me había tragado pensé que aquel iba a ser el amor de mi vida. ¡Qué equivocada estaba! Total, que estuvimos quedando unos cuantos días, pocos, no se cuantos pero pocos, y al final, con cuatro cursilerías que me dijo consiguió llevarme al huerto. Al día siguiente me dijo algo así como que yo no era lo que él andaba buscando, pero que quería ser mi amigo pasara lo que pasara. Me creía tan enamorada de él que en vez de armarle un espectáculo, o darle una bofetada, le dije que lo entendía y que seríamos amigos para siempre. ¡Bendita ingenuidad!

(Habla muy rápido, en algún momento parece algo enfadada, aunque lo disimula)

Pues me convertí en su mejor amiga, con derecho a roce e izquierdo a polvo. Aún así seguía enamoradísima de él. Lo pasaba fatal cuando empezaba algo con otras chicas, y me lo contaba todo… (Susurra algo: cabrón) y yo nada, tragando, que para eso era su mejor amiga, y pensaba que se iba a dar cuenta de que lo quería y de que él me quería a mi… ilusiones, todo ilusiones.

Lo peor era que siempre que lo dejaba con alguna chica, venía a mi desconsolado y yo, pues eso, acababa en la cama con él porque pensaba que se había dado cuenta. Al día siguiente, vuelta a empezar. Así hasta que cumplí 21 años. Un día, desapareció sin dejar rastro, y ya no he vuelto a saber nada más de él.

Creo que fue mejor así ¿sabes?. Si no nunca jamás me hubiera desprendido de él. La cantidad de relaciones que desperdicié, la cantidad de amigos que perdí… y todo por estar a su lado cuando me necesitaba, o eso creía yo. El hijo de puta este, que sabía que con decirme “Naroa te quiero” lo tenía todo, pero claro, nada de aquí era suficiente para él. Y se fue. Espero que todo le valla bien allí donde esté, pero casi prefiero que no vuelva. Mejor así, en serio, mejor así.

Anuncios
One Comment
  1. Me gustan tus textos. Voy leyendo, pero soy poco comentadora. Me preguntaste por las iniciativas para escribir. La de ahora es sobre el viento. Las organizan Camaché y Micromios, a través de ahí puedes tirar del hilo.
    Hay mucha gente escribiendo, gente realmente buena. Estarán encantados de contarte entre ellos, estoy segura.
    Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s