Skip to content

.:: Cuando tu brazo roza el mío ::.

12 marzo, 2010

No recuerdo el primer día que te vi, porque pensé que serías uno de tantos otros que me hizo volverme para mirarte. Pero te volví a encontrar, una y mil veces, en la panadería, en el café, el kiosco… Nunca nos hemos dirigido una sola palabra, jamás nos hemos atrevido a dedicarnos más que escuetas miradas.

Un día, no sé como, buscando entre miles de blogs sin rostro, sin importancia, encontré el tuyo, me lo desveló una foto con tu perro. No tenía ningún comentario, a pesar de que hacía más de un año que publicabas a diario. Me sorprendió encontrar en tí un interior tan intenso, tanto que preferí ser superficial. Entonces te dejé un comentario, esperando que no utilizaras el blog a modo de diario personal y privado, y esperé contestación. Comenzamos a hablar, noche tras noche, a abrir nuestros corazones, dejándolos vulnerables pero nos protege la pantalla.

Esta tarde volvía de clase y me crucé contigo en el paso de peatones de enfrente de la parada. Nos miramos sin arriesgarnos a decir nada. Tu brazo rozó el mío y aún tengo la piel de gallina.

Anuncios
2 comentarios
  1. Es muy dulce…

  2. Suscribo a Fanou, dulce y tierno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s