Skip to content

.:: Necat ::.

23 marzo, 2010

Hoy he visto tu cara en el metro. Tus mismos ojos, tu mismo cuerpo e, incluso, tu mismo peinado. En otra persona, en otra vida, en alguien diferente que no eras tú. Ese desconocido que compartía todas tus características se sentó frente a mí, palidecí al instante. Un abuela me preguntó si estaba bien, moví la cabeza en gesto afirmativo.

– Es que parece que hayas visto un fantasma.

Y no se equivocaba tanto. No podía dejar de mirarle, de frente, posiblemente pensó que estaba loca. Él ni se inmutó, inmerso en su música. No llegué a conocerte del todo ¿cuantas veces nos vimos, cuatro? Suficientes para que todavía piense que hubiera valido la pena conocerte más, compartir más cosas contigo… pero te fuiste. Desapareciste para siempre antes de confirmar si realmente valías la pena. El desconocido habló por el móvil, pero no era tu voz, no coincidían ni tono ni acento. Recuperé el color y dejé de mirarle. Me había pasado una parada.

Ya en el andén, recordé un día que me venías a dar dos besos, y yo estaba inmersa en el penúltimo partido de Zidanne. Te frené con la mano y te dije sin mirarte ?En el descanso?. No pude evitar lanzar una sonrisa melancólica al vacío.

Descansa en paz, por muy tópico que suene, allá donde estés.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s