Skip to content

.:: Horse Rider ::.

30 marzo, 2010

Hasta las narices ya… Así que esta mañana he ido a mi sastre de siempre a que me hiciera una túnica a medida. Mi idea principal era que fuera negra, pero claro, resulta que esta temporada se lleva más el ceniza y me he dejado convencer. Mañana estará lista. Varios billetes me ha costado la urgencia.

Luego fui a una tienda de instrumentos donde he pasado más tiempo del que tenía planeado. Tanto instrumento de viento tan sofisticado, tan brillante… Destinado a exibirse y ser admirado, no a ser respetado. Tantos botones, tantos tipos, tantos tamaños… Al final me he decidido por una corneta muy antigua, que ya casi ha perdido su brillo pero que servirá para mi menester perfectamente. Una cosa menos.

Por último, antes de volver a casa, fui a las cuadras de un amigo para que me dejara un caballo para mañana. De esto surgió otro dilema, pues los caballos negros y blancos están muy vistos, pero a ver donde encuentro uno verde o amarillo… Al final me he decidido por uno marrón que intentaré colar por rojo, esperemos que valga.

Sentado ya al lado de la chimenea, piqué mi guadaña y la limpié… Espero que no quede demasiado peliculero, ahora ya no se respeta nada. Cené austeramente y me acostaré en breves. Mañana, a lo más tardar en un par de días, desataré el Apocalipsis. Yo sólo, no me hace falta nadie más.

Simplemente queda esperar.

Anuncios
One Comment
  1. Me ha hecho sonreir ¿el Apocalipsis nada menos?¿sin ayuda?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s