Skip to content

.:: Infinity ::.

10 abril, 2010

Caminaban juntos por el centro, y sin saber cómo, ella dejó que le pasara la mano por su cintura. Por primera vez ni preocupacuones, ni reproches, ni rechazo. Se sentía cómoda, protegida entre sus brazos, tranquila tras todos los cambios, las firmas, las colas, los papeles… Ahora, simplemente, caminaba junto a él, ignorando el frío, agazapada en su abrigo, su bufanda y su gorro. Y sin saber por qué, le dió un beso. Un beso sin motivo, sincero y cálido. Él sonrió pero no preguntó nada.

Entraron en una cafetería. Se sentaron frente a frente, no hicieron falta palabras, ella calentó sus manos con un capuccino, él prefirió hacer frente al frío con una cerveza. Sus pies se rozaban tímidos, encendieron un cigarro para engañar a los nervios y por fin, él cogió las manos de ella y la miró a los ojos, de modo silencioso y atento.

No tuvo que preguntar de nuevo, le bastó con pensar “Ahora tú también eres mía”.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s