Skip to content

.:: Bandarras ::.

16 abril, 2010

Llegó a la plaza circular con las manos en los bolsillos, preguntándose cuantos días, cuantos litros de alcohol, cigarrillos, carcajadas o buenos momentos habían sucedido en aquel lugar destinado al botellón. Encontró a sus amigos a la izquierda y se sentó en el muro con ellos. Se dio cuenta de que ellos no eran los que habían estado allí con ella la primera vez, y sintió algo de nostalgia. Dio una vuelta, nadie de los de antes, estaba fuera de lugar. ¿Qué habrá sido de aquel chico con el brazo lleno de cicatrices? ¿O de aquella que siempre se “olvidaba” el pantalón en casa? Quién sabe? Nadie de los de siempre, se había acabado la rutina sin que se hubiera dado cuenta. Agobiada, se despidió de sus amigos. De vuelta a casa, se dio cuenta de que debía madurar. A partir de ahora, se bebe en casa y después directa a la discoteca.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s