Skip to content

.:: Todo en lo que quisiste convertirme ::.

10 junio, 2010

Los vió pasar por la acera de enfrente. Ella, con su gabardina roja, la que reservaba para los días de otoño en los que se despertaba feliz, se aferraba al brazo de su acompañante mirándolo con lo que Javi interpretó como admiración. Por un momento hubiera jurado que el brillo de las pupilas de Laura, o quizá el de su sonrisa, lo cegó, como tantas otras veces, pero saber que la causa ya no era él le provocó un escalofrío que atravesó raudo su espalda.

Como siempre, sintió ganas de hacer muchas cosas: gritar, acercarse y saludar, llamarla, cargársela al hombro y salir corriendo con ella… Pero, sin embargo, se quedó muy quieto, como si alguien hubiese clavado sus pies a la acera, siguiéndolos con la mirada, esperando, ya sin esperanza, que al llegar a la esquina ella se girara y volviera a donde él se encontraba. Esto nunca sucedió. Javi metió las manos en los bolsillos de su cazadora y, cabizbajo, se dirigió hacia su casa, vacía, fría y sin nadie que lo estubiera esperando.

Sintió la tentación de seguir paseando toda la noche, pero el frío ya se hacía notar demasiado. Pasaría la noche, abrazado a la almohada de nuevo, acompañado por el hueco que Laura había dejado en su cama y en su vida, y consolándose al soñar que ella también lo añoraba.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s