Skip to content

.::Swallow Lane, N.º 4::.

13 junio, 2010

Nathan era un genio incomprendido

Hasta los diez años, Nathan pasó por un niño del montón. Ni muy listo ni muy tonto, ni muy alto ni muy bajo, ni muy gordo ni muy flaco. Ya a esa tierna edad, sabía que era diferente al resto, que comprendía cosas que los otros niños ni consideraban, pero prefería ocultarlo, lo cual no resultaba difícil acudiendo a un colegio público, y en general, disfrutaba de su infancia, arropado por el cariño de su familia y jugando con nosotros cuando nuestra calle todavía era el paraíso.

Su padre era militar y no pasaba demasiado tiempo con él, pero su madre, ama de casa, se ocupó de que nunca le faltase cariño. Una llamada pasada la media noche quebró el futuro perfecto que Nathan había planeado. Su padre había fallecido en una guerra que años más tarde se negaría a estudiar y le acarrearía varios suspensos. Aquel fue el primer día que se arañó el brazo hasta dejarlo en carne viva, y descubrió que el dolor físico era mucho más fácil de llevar que el mental. Su madre, una mujer fuerte, se sobrepuso tan rápido como pudo y empezó a trabajar de camarera. Nathan se encontró viviendo en una casa vacía, sin más compañía que la de sus recuerdos. Y se quedó encerrado unos cuantos años. Sus amigos lo visitábamos a menudo, le encantaba tener a gente en casa por las tardes. Las noches eran el momento más difícil, la conversación de media hora cronometrada con su madre tras la cena y, más tarde, solo oscuridad y silencio. Apenas dormía y era incapaz de hacerlo antes de las cuatro de la mañana, se quedaba en vela, escribiendo, leyendo, intentando apartar de su corazón el dolor psíquico, no siempre con éxito.

Cuando tenía diecisiete años, su madre estuvo de baja laboral unos cuantos meses, lo que le obligó a salir por las tardes. Se hizo muy colega de Zeke por pura empatía, ya que sus padres lo dejaban solo durante meses enteros. Con él le dio una calada a un porro por primera vez, y descubrió para su asombro, que las drogas abolían su sufrimiento de verdad, aunque solo fuera por un rato. De repente, vivió su adolescencia tardía en solo un par de meses. Se acostó con Brook mientras salía con Susan, probó el alcohol, el speed, el LSD. Apenas pasaba por casa, y su madre, sintiéndose culpable por dejarlo tanto tiempo solo, nunca le negó quedarse en casa de su vecino. Finalmente, y animado por Zeke, decidió que quería ir a la universidad. Se sometió a un test de inteligencia que marcó un hito en la región y varias universidades se pelearon por él.

Una vez allí, su evolución fue pura lógica. Al no tener que fingir ante su madre, fumaba porros todos los días, durmiendo casi doce horas, y subvencionándose el vicio pasando drogas a compañeros del campus. Al llegar los exámenes, no podía mantenerse despierto, así que se metía una o dos rayas de cocaína para ponerse a tono. Aguantó así hasta el cuarto curso, se había matriculado con las asignaturas de aquel año y del siguiente para terminar ya, y esta vez estudiar era mucho más duro que en cuatrimestres anteriores. Se metió tanta coca que terminó por engancharse, y volvió a pasar las noches en vela, comiendo techo, con la mandíbula como unas castañuelas. No podía dormir, y no podía dejarlo, así que se decidió por probar la heroína, primero fumada, más tarde, en vena.

Y como en Transpotting se dijo “Yo elegí no elegir la vida. Yo elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?”. Si las drogas le mostraban un mundo mejor que el real, no merecía la pena seguir vivo. Murió en su habitación del piso compartido tras aprobar toda la carrera, con una jeringuilla en su brazo y una sonrisa en la boca.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s