Skip to content

Swallow Lane N.º 7

16 junio, 2010

La gustosa soledad de Zeke

Los padres de Zeke gozaban de una vida ostentosa y despreocupada hasta que él nació por un fallo de la marcha atrás. Tener un hijo no les impidió seguir con su ritmo de vida, lleno de viajes a dispares puntos del globo durante largos periodos de tiempo, por lo que Zeke se crió con su abuela. Cuando esta murió él tenía 10 años, y sus padres contrataron una nany de buena reputación pero que apenas hacía caso al chico. Desde muy pequeño, Zeke se acostumbró a cuidarse por sí mismo y a contemplar sus momentos de soledad como algo imprescindible.

Su primo Jensen, tres años mayor, pasaba un par de semanas del verano en su casa, a Zeke no le molestaba su presencia, pero Jensen gozaba de esos dias sin apenas vigilancia que a su edad ya apreciaba de otro modo. El verano que Zeke tenía trece años, su primo desvirgó a Brook, la confusión generada por el boca a boca hizo que este hecho degenerara en que había sido el mismo Zeke quien se había acostado con ella. Él nunca habló del tema, pero las chicas de la calle se comenzaron a fijar en él, y que sus padres siempre estubieran fuera lo rodeaba aún de mas misterio. Brook intentó acercarse a él sin éxito, pero alimentó aun más el cotilleo.

La única de las chicas a la que realmente llegó a considerar una amiga fue a Susan, pues él podía darle un refugio donde resguardarse de sus autoritarios padres. Solamente a ella le dejó entrar en su vida y saber, por ejemplo, cómo era capaz de conseguir las preguntas de los exámenes o de cambiar las notas, era un hacker autodidacta. Esto le reportaba dinero negro que pronto comenzó a gastar en porros que le hacían disfrutar aún más de su soledad, y acabó vendiéndo también para sacar un poco más de dinero que gastar en sus caprichos, cada vez mas caros.

Nathan se instaló permanentemente en su reducida lista de amigos el dia que fue a pillar unos gramos de hachís a su casa y se pusieron ciegos juntos. La forma de pensar de Nathan lo asombró, y descubrió que, al igual que le pasaba con Susan, su compañía nunca llegaba a molestarle. En uno de los pocos gestos desinteresados que ha tenido, animó a su amigo a ir a la universidad. Cuando este murió de sobredosis, él ya estaba saliendo con Sarah, otra hacker que había conocido por Internet y que era cinco años mayor que él.

Hace poco se mudó de Swallowlane para irse a vivir con Sarah. Solo mantiene el contacto con Susan.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s