Skip to content

.:: Aita ::.

9 julio, 2010

El hombre acarició la delicada barbilla de la chica figurín, mientras su padre miraba la escena aterrorizado sin soltarla del brazo.

-Sería una lástima que a a esta belleza le ocurriera algo malo- dijo con sorna el hombre.

Ella le propinó un fuerte rodillazo en la entrepierna, cuando el hombre se dobló lo cogió por la nuca y repitió la operación dejándolo medio inconsciente en el suelo. Con el tacón de sus zapatos blancos presionó el cuello del magullado y le escupió. Su padre la observaba fascinado.

-¿Nadie te ha contado que las apariencias engañan?

Anuncios
2 comentarios
  1. Brisa permalink

    Muy bueno!! Te felicito por el blog. Por qué no envías algunos relatos a http://www.cuentosymas.com.ar Allí publican textos breves como los tuyos.
    Saludos!

  2. El estremecimiento del cuento está en el final. Una delicada taza de té se
    transforma en trituradora… bien escrito. un abrazo rub

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s