Skip to content

Desgarro

4 octubre, 2011

Algo se rompió en su interior. Fue instantáneo, apenas una milésima de segundo, pero pudo notarlo. Sintió cómo todas las ansias por estar junto a aquel chico se evaporaban, abandonando su cuerpo. Cómo la necesidad de mirarle, hablarle, tocarle, cuidarle… presentes los tres últimos días, desde que lo conoció, se esfumaban.

No sintió pena, ni tristeza, aunque era la primera vez que le pasaba. Pero sí un enorme vacío creciendo en su estómago.

Había cambiado todo, y nunca sabría el por qué.

Anuncios
One Comment
  1. debes actualizar el blog, que te leo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s